Print

El Nuevo Pacto: Promesa para el Futuro

Cuando se le preguntó a Thomas Alva Edison cómo se sintió fallar tantas veces al inventar la bombilla incandescente, Edison respondió: “No he fallado. Acabo de encontrar 10.000 formas que no funcionarán.”

Thomas Edison with light bulb

Thomas A. Edison
Image: Definingcreativity.com

Siempre me ha gustado su respuesta. Es tomar lo que todos los demás considerarían negativo y convertirlo en positivo. Este mismo principio se puede aplicar en el andar Cristiano. Es desalentador ver la belleza de la ley divina, querer obedecer a Yahuwah porque lo amamos, solo para pecar una y otra vez.

Para manejar la culpa de seguir pecando incluso cuando sabemos que no debemos hacerlo, muchos Cristianos creen que “la ley fue clavada en la cruz.” A Satanás no le importa de qué lado de los Cristianos sinceros y estrechos se desvíen, siempre y cuando se desvíen. Un Cristiano que se esfuerza y trabaja para guardar la ley divina, sólo para estar tan consumido por la culpa; que se retrae de Yahuwah cuando inevitablemente vuelve a caer en el pecado, sirve a los propósitos de Satanás tanto como el del Cristiano que piensa que no necesita guardarla---porque la ley porque fue clavada en la cruz. El pecado, y su gemelo, la culpa, nos separan de Yahuwah, por lo que el diablo puede trabajar con una culpa abrumadora tan fácilmente como alguien que piensa que la obediencia no es necesaria.

Una vida sin pecado será una realidad solo cuando Yahuwah haga un pacto nuevo y diferente con los creyentes cuando Yahushua regrese.

He aquí que vienen días, dice Yahuwah, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá:

No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; los cuales violaron mi pacto, aunque yo fui un marido para ellos, dice Yahuwah:

Pero este será el pacto que haré con la casa de Israel; Después de aquellos días, dice Yahuwah, daré Mi ley en sus entrañas, y la escribiré en su corazón; y seré su Dios, y ellos serán Mi Pueblo. (Jeremías 31:31-33)

¡Esta es una promesa que aún no se ha cumplido! No podemos guardar la ley perfectamente mientras tengamos naturalezas pecaminosas y caídas. El “Nuevo Pacto” que Yahuwah se establecerá cuando Yahushua regrese y remediará ese problema. Yahuwah va a obsequiar a los creyentes con corazones nuevos en los que Su ley está escrita.

Como Edison viendo posibilidades con cada “fracaso,” el hermoso hecho que los creyentes pasan por alto en su continua lucha contra el pecado es el cambio que ya ha tenido lugar en su naturaleza caída bajo el Antiguo Pacto. El mismo deseo que nos mantiene esforzándonos por alinear nuestra voluntad con la voluntad divina se debe a una porción del Espíritu Santo que Yahuwah otorga a los creyentes, una señal del derramamiento total que ocurrirá cuando Él escriba Su ley en nuestros corazones. El pecado se vuelve desagradable y la ley que solíamos odiar, ahora la amamos y deseamos obedecerla. ¡Esta es la gracia obrando en el corazón!

Debemos “esforzarnos por entrar por la puerta recta.” (Lucas 13:24) Pero no dejes de regresar a Yahuwah cuando inevitablemente tropieces y caigas porque tienes una naturaleza caída. La promesa de una vida sin pecado aún es futura. Hay elementos en esta promesa que demuestran claramente cuándo se cumplirá esta promesa. El siguiente versículo en Jeremías 31 revela una parte importante de la profecía que claramente aún no se ha cumplido: “Nunca más enseñará nadie a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: Conoce a Yahuwah, porque todos Me conocerán, desde el menor de ellos hasta el mayor de ellos, dice Yahuwah. Porque perdonaré su iniquidad, y no me acordaré más de su pecado.” (Jeremías 31:34)

Claramente, la gente todavía están enseñando a otros acerca de Yahuwah, por lo que esta promesa aún no se ha cumplido. Luego continúa en el versículo 38: “He aquí que vienen días, dice Yahuwah, en que la ciudad será edificada para Yahuwah desde la torre de Hananel hasta la puerta del Angulo.” Si bien esto tuvo un cumplimiento parcial cuando Ciro permitió que los Israelitas regresaran del cautiverio Babilónico, el contexto aclara que el cumplimiento final se refiere a la Nueva Jerusalén que será traída a la tierra hecha nueva.

¡Y qué promesas están ligadas a esta profecía! Los capítulos 32 y 33 de Jeremías son todos parte de este mismo pasaje que promete recompensas futuras para los fieles.

“He aquí, los reuniré de todas las tierras adonde los eché con Mi ira, con Mi furor y con gran furor; Los haré volver a este lugar, y los haré habitar seguros. Ellos serán Mi Pueblo, y Yo seré su Dios; entonces les daré un solo corazón y un solo camino, para que me teman siempre, para bien de ellos y de sus hijos después de ellos. Y haré con ellos pacto perpetuo, que no me apartaré de hacerles bien; pero pondré Mi temor en sus corazones para que no se aparten de Mí. Sí, me regocijaré sobre ellos para hacerles bien, y ciertamente los plantaré en esta tierra, con todo Mi corazón y con toda Mi alma. (Jeremías 32:37-41)

La Babilonia espiritual, por supuesto, son todos los que se han unido a Satanás en su rebelión contra Yahuwah. De hecho, hemos estado "esparcidos" entre sistemas de creencias llenos de errores. Pero la promesa de Yahuwah es que Él reunirá a los Suyos y establecerá un nuevo pacto con nosotros. Él será nuestro Dios y nosotros seremos Su Pueblo. Cuando la tierra sea renovada, cuando la ley de Yahuwah esté escrita en el corazón de los creyentes, entonces se cumplirá Su propósito original en la creación de la humanidad. La prueba de que Él establecerá este nuevo pacto con nosotros se encuentra en el hecho de que Su palabra nunca falla. “Así como he traído toda esta gran calamidad sobre este pueblo, así traeré sobre ellos todo el bien que les he prometido”. (Jeremías 32:42)

Continúen esforzándose incluso cuando fallan. Pero consuélense con el hecho de que la palabra de Yahuwah nunca falla y algún día cercano, Yahuwah Mismo “enjugará toda lágrima de sus ojos; no habrá más muerte, ni dolor, ni llanto. No habrá más sufrimiento, porque las cosas anteriores habrán pasado.” (Revelaciones 21:4)